Storytelling para humanizar marcas.

¿Cuándo fue la última vez contaste una historia? Seguramente hace menos de una hora. En casa, en la oficina, platicando por teléfono o escribiendo un tweet. Los relatos son naturales, es parte de nosotros. A diario lo leemos, lo contamos, lo escribimos… lo sentimos. No podemos separarnos de él porque es parte fundamental de nuestra naturaleza. Todos contamos historias porque necesitamos y queremos compartir: historias breves, enormes, atractivas o aburridas, improvisadas o estudiadas, elegantes o vulgares, tradicionales o polémicas. Las hay de todos los tipos.

El storytelling está en la cotidianidad: en el almuerzo, en un lobby, en un mail, en el tráfico, en los sueños de la madrugada. Incluso, hay personas a las que les relatamos nuestras intimidades emocionales y personales. Esos precisamente, son los mejores relatos de todos, porque demuestran el lado más humano del relator y se le brinda un don especial al receptor, en el que puede ponerse “en los zapatos” de quién le cuenta. Ahí precisamente es cuando el relato deja de ser aburrido y cotidiano, porque es capaz de tocar sentimientos y provocar experiencias.

El Storyteller moder, se dedica a diseñar relatos y provocar experiencias. El diseño de relatos contiene en sí muchas riquezas que no pueden encontrarse en otras formas de comunicación dado que el relato es más antiguo que la misma escritura. Con el storytelling podemos conseguir objetivos realmente buenos, dado que básicamente consiste en convertir/transmitir una idea o un mensaje (premisa) a través de una historia.

“Su eficacia radica en la extraordinaria capacidad del ser humano de recordar historias o cuentos. De alguna manera se establece una conexión emocional entre el narrador y su audiencia que hace que el mensaje perdure mucho más en el tiempo.” nos dice José María Palomares en su artículo “¿Qué es el storytelling y para qué sirve? 

La  transmisión de la información es creativa, logrando así mayor afinidad con aquellos que escuchen, vean o lean la historia. Comunicar emocionalmente es mucho más eficaz que el simple hecho de transmitir información, porque nos permite generar empatía con la audiencia, hacer que se sientan identificados y generar confianza: “Estamos biológicamente programados para escuchar historias y emocionarnos con ellas”  dice Ernesto del Valle en “Cómo el Storytelling puede ayudarte en los proyectos“.

El storytelling se está afianzando con más fuerza y se nota al observar cómo grandes comunidades, plataformas y marcas lanzan nuevas y creativas plataformas en internet, como Facebook Paper, por ejemplo. El storytelling puede desarrollarse en el ámbito de la publicidad, publicity y las relaciones públicas.  Generar publicidad de manera diferente o transmitir valores precisos es posible con el diseño de relatos.

Estamos en una era en la que la comunicación, el marketing y la publicidad nos rodean a cada instante. Los consumidores cambian y exigen innovación y creatividad. Ahora, la mejor publicidad no es publicidad – o al menos, no parece – y el storytelling bien diseñado y ejecutado es sin duda, una de las mejores herramientas para transmitir ideas y generar experiencias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s